Páginas vistas en total

Translate

lunes, 8 de julio de 2013

¿NACER SANO NO ES UN DERECHO?


Ante todo, estamos aquí, para ofrecer un servicio público, de asesoramiento a las parejas o mujeres solteras, que están pensando en la posibilidad de tener hijos, todo lo que sugerimos, es con un objetivo, puramente, reflexivo e introspectivo, por lo tanto, voluntario. 

Por supuesto, que no hacemos campaña, en favor de la creación de leyes, que obliguen en una u otra dirección, estamos para ayudar, en la medida de nuestros humildes conocimientos, y compartir lo poco que sabemos, mediante consejos y sugerencias; púes tener hijos es un derecho, no escrito, pero inalienable, para bien o para mal. 

¿Por qué la gente siempre piensa que sus hijos serán mejor que ellos, sin sus defectos?. 

Si es usted una buena persona, que rebosa salud a raudales, alegría y felicidad, es inteligente, atractiva, de cualquier raza, etnia, religión, orientación sexual, política o filosófica, no porta ninguna posible enfermedad hereditaria, y califica su trayectoria vital en una escala del 1 al 10, con más de un 5, podría arriesgarse a tener un hijo, 

Si la califica con más de un 7,5, sería aconsejable que tuviera muchísimos hijos, todos los que su economía le permita, haría una gran obra por sí mismo, por sus futuros hijos, y por la humanidad; porque en esta vida todo se hereda, geneticamente hablando, y los buenos genes son escasos. 

¿No es usted feliz?, ¿puntuaría su trayectoria vital en una escala del 1 al 10, por debajo de 5?, ¿Por qué piensa que sus hijos van a ser más felices que usted?, ¿está dispuesto a jugar a la lotería con la vida de un tercero, inocente, su futuro hijo?. Adelante, es su derecho, tener hijos, aunque no es nada aconsejable.

El que una pareja de infelices tengan un hijo feliz, pasa una de cada millones de veces, por la azarosa recombinación genética que se produce en el proceso de meiosis, por el cual los gametos, óvulos y espermatozoides, se crean, con 23 cromosomas recombinados con parte de los genes de los abuelos, la mitad, y no necesariamente los mejores, pueden ser los peores. 

Pero, adelante, tenga hijos, es su derecho, aunque nada aconsejable. Es una sugerencia de alguien que desea la felicidad para todos los niños del mundo. Una pareja de no sanos tendrá hijos no sanos, una de sanos puede tener alguno no sano, porque poseemos genes defectuosos, que no han desaparecido desde el neolítico, por la selección natural. 

Pero si se seleccionan, como en los animales domésticos terminan desapareciendo, tras varias generaciones, aunque el efecto es sorprendente desde la primera; pero la mayoría de parejas sanas tendrán hijos sanos, y la mayoría de parejas no sanas hijos no sanos. 

Por supuesto, hablamos de una auto-selección, "totalmente voluntaria", fruto de una profunda reflexión personal, que dará paso a la más importante decisión, que hará, cualquier ser humano, en toda su vida: "tener o no tener hijos".

"No desees para los demás lo que no quieras para tí".